Análisis: Mortal Kombat


mk1

Finish him!

Mortal Kombat vuelve a los orígenes. Después de unas mediocres entregas (o eso dicen, a mi me parecieron entretenidísimas), la carismática saga de lucha hace un fan service a todos sus seguidores: personajes de siempre, escenarios de siempre, sistema de juego en 2D de siempre… Pero ¿le ha salido bien la jugada a NetherRealm Studios? Veamoslo.

Empecemos por lo principal. Los combates en Mortal Kombat resultan muy divertidos. Los ataques especiales son bastante sencillos de hacer y hay personajes como Johnny Cage o Kung Lao con los que no necesitarás mucha práctica para dedicarte a repartir ostias. Además, como novedad en la saga, están los X-Rays, (lo que llamaríamos “ultra” en otros juegos) que, aparte de resultar brutales a la vista (más que la mayoría de fatalities, de hecho) infligirán un daño importante al rival, con lo que podremos decidir la ronda sólo con este ataque. En general, los combates están bien balanceados, cada luchador tiene sus puntos fuertes y sus puntos débiles, excepto cuando nos enfrentemos a Goro y Shao Kahn (especialmente, a este último) donde, si queremos triunfar, deberemos jugar sucio y repetir ataques, porque, como viene siendo tradición en la saga, estos bosses son bastante superiores a nosotros, y es más que probable que al principio ni les logremos tocar.

Lo mejor que se puede decir de Mortal Kombat, sin duda, es que a diferencia del resto de juegos de lucha (o de otros géneros) no se olvida del jugador solitario. Ese que, cuando compra un juego, no piensa en lo profundo que será su multijugador, sino en si podrá sacarle provecho sin tener la necesidad de conectarse a Internet. En este sentido, Mortal Kombat cumple con creces, ofreciendo una buena cantidad de contenido para un jugador.

El principal de los modos para un jugador, el modo Historia, es quizás el mejor que haya visto jamás en un videojuego de lucha. No se limita a una sucesión de combates y, al final de la misma, un vídeo dependiendo del combatiente, sino que, usando a un buen número de luchadores (aunque no todos), vamos descubriendo una historia común. Esta historia, todo sea dicho, no es especialmente brillante, pero si que resulta bastante entretenida y, teniendo en cuenta la clase de juego que es, creo que nos podemos dar por satisfechos.

El segundo modo individual más importante es la Torre de los desafíos. 300 retos, de dificultad variable (no es ascendente), en los que tendremos que hacer locuras tales como vencer a tres Goros o a tres Shao Kahn en una misma ronda. Además, no serán solo combates, también tendremos minijuegos, como acabar con zombies usando proyectiles, romper objetos de diferentes materiales, o, al más puro estilo trilero, adivinar dónde está la bolita (en este caso, dónde está el ojo). A algunos de estos minijuegos podremos jugar por separado.

Después de esto, nos encontramos con el modo Torneo, que es el “modo Historia” en el resto de juegos de lucha. Esto es, 10 combates (los dos últimos contra los jefes Goro y Shao Kahn) y un vídeo cuando llegamos al final. Sin sorpresas. También tenemos la posibilidad de jugar por equipos, 2 contra 2.

Mientras vamos jugando y avanzando en estos modos, ganaremos monedas, que podremos gastar después en la cripta. Aquí nos encontraremos de todo, desde extras bastante jugosos (fatalities y trajes alternativos) hasta algunos más típicos y aburridos (diseños conceptuales, bocetos…). Aun así, se agradece la inclusión de este material, que hace que la vida del juego se alargue un poco más. También conseguiremos personajes y trajes alternativos cumpliendo determinados requisitos durante el modo Historia y el modo Torneo.

El modo Online del juego no encierra muchas sorpresas. Combates de 1 contra 1, 2 contra 2, o rey de la colina. En este último modo, entramos en salas de hasta 8 luchadores. Mientras dos pelean, los demás miran, teniendo la posibilidad de abuchear o aplaudir durante el combate. Cuando el combate termina, todos (tanto el rival como los espectadores) le dan puntos de respeto al vencedor, que, aparte de para conseguir un par de logros/trofeos, no acabo de entender qué utilidad tienen. El vencedor sigue en el siguiente combate, se enfrenta a uno de los espectadores, por orden, y así sucesivamente. Nada que no hayamos visto ya en otros juegos, aunque hay que destacar que sienta bien vencer a un rival con un fatality (siempre y cuando el listo de siempre no se salga del combate en cuanto aparece “Finish him!”). Aparte de eso, no he experimentado mucho lag, salvo en un par de partidas en las que, eso sí, el retardo fue bastante grave.

Ahora toca hablar del elemento más característico de esta saga, y una de las claves por las que ha tenido tanto éxito: los fatalities. Personalmente, pienso que es una gilipollez gastarse dinero en este juego sólo por este detalle, que al fin y al cabo no tiene ninguna influencia sobre la jugabilidad y que, una vez visto, pierde todo el interés. Aclarado esto, puede que esté exagerando, pero creo que nos encontramos ante los peores fatalities de la saga (si no contamos los de vs. DC). Me da la sensación de que NetherRealm no ha tenido el coraje suficiente para ir un paso más allá y, salvo excepciones (este o este), resultan muy similares y faltos de originalidad. Por ejemplo, otro juego de esta generación, God of War III, muestra una violencia bastante más salvaje y que, además, “duele”, mientras que los fatalities de Mortal Kombat van desde la indiferencia hasta el aburrimiento. Una oportunidad desaprovechada, teniendo en cuenta los avances técnicos de hoy en día. Kratos, por cierto, aparece en la versión de PS3, y lo cierto es que sus movimientos y técnicas están sorprendentemente bien adaptados, salvo por los fatalities (de nuevo) que resultan decepcionantes tratándose del dios de la guerra. De todas formas, como ya digo, los fatalities no afectan a la jugabilidad, y el juego sigue siendo igual de bueno con o sin ellos.

En el apartado técnico, una de cal y otra de arena. Mientras  que el diseño de personajes y escenarios tiene bastante personalidad, creo que podrían haber potenciado más los gráficos. En ocasiones, me daba la sensación de encontrarme ante un juego de PS2. Aun así, al César lo que es del César. El juego es espectacular por momentos, y se desenvuelve de forma rápida y fluida. Además, los luchadores se irán “estropeando” mientras el combate avanza, por lo que es bastante normal que las partidas terminen con nuestro combatiente enseñando el cráneo o con los ojos morados, entre otras lindezas.

El apartado sonoro también es desigual. Los efectos de sonido durante el combate son de los mejores que he oído en un juego de lucha en mucho tiempo. Los abanicos de Kitana, el sombrero de Kung Lao, la rotura de huesos, los golpes… Todos los efectos están calculados al milímetro para que tengas la sensación de que estás en un combate duro, brutal. Por otro lado, la música pasa bastante desapercibida durante todo el juego, no tiene demasiada personalidad. Como detalle curioso, nos permiten usar las canciones de la trilogía original en algunos escenarios. En cualquier caso, lo peor de este apartado es el innecesario doblaje, sin duda. Por suerte, sólo lo “disfrutamos” en el modo Historia, pero es más que suficiente para darnos cuenta de que hubiera estado mejor en inglés con subtítulos. Para muestra, un botón. Os dejo con Smoke, el rumano. A reir:

Por fortuna, el doblaje sólo aparece en las cutscenes del modo Historia, y no han cometido la herejía de doblar a los luchadores durante el combate.

Con todo, Mortal Kombat se convierte por méritos propios en uno de los mejores juegos de lucha de la generación. Ataques especiales, carisma de los personajes, modos de juego, extras… Y lo más importante, ofrece diversión y salvajismo sin complicaciones. Si os llama la atención en lo más mínimo, haceros con él.

Anuncios

Publicado el 31/05/2011 en Análisis, Videojuegos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 11 comentarios.

  1. Lo siento, pero por muy bien que me lo venda (y lo hace), no lo compro, demasiado violento y sangriento para una mente como la mía.

    Cuando saquen un “mortal Kombat” menos mortal… entonces ya hablaremos xD

  2. Yo llevo un par de semanas jugándolo y debo decir que me gustó mucho. Por lo general juego en solitario por lo que me agradó de sobremanera que se hayan incluido modos de juego para los solitarios.

    El modo historia, como bien dices, es sin duda el mejor que he tenido la suerte de probar, sobre todo porque luego de jugarlo permite entender un poco mejor los orígenes de la saga y de algunos de sus personajes. Así mismo la torre de los retos le da más horas de vida a un título que me ha dejado gratamente sorprendido pues se nota que le han puesto mucho ciudado para ofrecer un videojuego extenso, bien elaborado y que retoma el buen hacer de una saga que en lo personal había dejado de seguir.

  3. Poco puedo opinar de un juego que se encuentra en un genero que apenas toco por que no me llama lo suficiente, pero he oido cosas buenas del juego aunque alguna que otra mala…

    Un modo historia muy completo y avanzado (de lo mejorcito en el genero por lo que comenta todo el mundo), aunque tiene algunos modos que a los mas hardcore no les han gustado mucho.

    Yo siempre en analisis de estos juegos pregunto lo mismo ¿que tal las partidas online? has comentado que hay muchos jugadores que se salen antes de que acabes con ellos ¿pasa a menudo?, y las salas de espera ¿que tal?, buen análisis, un saludo desde GungnirGames ^^

  4. Retrospect

    ¡Marvel vs Capcom 3 WIN! Que voy a decir si es a lo que vicio…

    ¿Y que tiene de malo que Smoke sea rumano? Es decir, yo creo que le da mas variedad de voces xD

  5. @GredXII: no sé si estás de coña o no xD.

    @pixfall: si, la verdad es que en el modo Historia y en algunos detalles se nota que le han puesto bastante cuidado al juego. No se han limitado a aprovecharse del tirón de la franquicia.

    @arpiman: lo de los jugadores que se salen no pasa demasiado a menudo, quizás en un 10-15% de las ocasiones, pero si que resulta bastante molesto, aparte de una falta de respeto para el rival. Eso si, en cualquier momento en el que un luchador sale del combate, le cuenta como derrota, y al otro le cuenta como victoria. Aun así, creo que NetherRealm debería poner una especie de sistema de penalización, para que la gente no se acostumbre a irse cada vez que pierde. Por ahora, lo que sí aparece es el número de desconexiones que ha hecho tu rival, por si quieres pasar del combate antes de que empiece.
    Y sobre las salas de espera, pues depende. Irónicamente, si le das a partida rápida, puedes estar esperando hasta 5 minutos para empezar un combate, pero si te metes en alguna sala, tarda un minuto como máximo, y te da la posibilidad de la revancha cuando termina el combate, por lo que, si encuentras un buen rival, puedes pasar media hora jugando contra él.

    @Retrospect: MvsC 3 lo tengo en mi lista de pendientes xD.

  6. Me lo has vendido. Ahora solo me falta pasta para comprar este y Portal 2 :_D

  7. A mi el único juego de lucha que me la pone dura es Killer Instinct todo lo demás me la pela!!

  1. Pingback: Análisis: Ratchet & Clank: En busca del tesoro « Inicio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: